Con la finalidad de promover la investigación sobre ecosistemas de montaña y cambio climático en la región andina, el Programa Bosques Andinos lanza la convocatoria para postular al Fondo de Becas para Investigación.

El Fondo de Becas tiene como objetivo producir información científica necesaria para apoyar prácticas de manejo, toma de decisiones e implementación de políticas que promuevan la conservación de la biodiversidad y el manejo sostenible de los bosques andinos frente al cambio climático. Además busca apoyar la investigación científica de alta calidad y fortalecer la colaboración entre investigadores de la región.

Las becas están orientadas a investigadores y estudiantes de postgrado que se encuentren trabajando en alguna de las cuatro áreas del conocimiento priorizadas: 1) Biodiversidad y ecología; 2) Manejo y restauración; 3) Manejo sostenible de paisajes y 4) Política ambiental.

Se ha estimado otorgar hasta 12 mil USD para proyectos de investigadores y hasta 4 mil USD para estudiantes de postgrado. En el caso de investigadores, estos deberán contar con al menos tres años de experiencia desarrollando proyectos de investigación en ecosistemas boscosos andinos, y en el caso de estudiantes de postgrado deberán presentar un documento que sustente que están cursando estudios.

Las postulaciones en línea están abiertas hasta el 15 de agosto de 2016.

[Click aquí para postular]

Más información: bosquesandinos.org/fondodebecas
Consultas: becas@bosquesandinos.org

 

 

Haz clic aquí para ver las fotografías del evento

 

En el podio: Alfredo Guamaní y Maribel Imbaquingo de la Red de Jóvenes del Chocó Andino. En la mesa directiva (de izquierda a derecha): Olga Cobos, Directora de Cooperación Internacional de la Prefectura de Pichincha; Lilián Salazar, presidenta del GAD parroquial Mindo; Alfredo López, Subsecretario de Patrimonio Natural del Ministerio del Ambiente del Ecuador; Verónica Arias, Secretaria de Ambiente del Municipio de Quito; Marcela Costales,  Prefecta (encargada) de Pichincha; Saadia Sánchez, Directora UNESCO Quito y representante para la Región Andina; Zulema Pizarro, Alcaldesa de Los Bancos; Fabrisio Ambuludí, Alcalde de Pedro Vicente Maldonado; y, Washington Benalcázar, presidente de la Mancomunidad del Chocó Andino y del GAD parroquial Nanegal.

 

 

El pasado viernes 1 de febrero de 2019, en el Polideportivo de Mindo, la UNESCO hizo la entrega oficial a las autoridades nacionales, regionales y locales de la declaratoria de Reserva de Biósfera del Chocó Andino de Pichincha. Autoridades locales, promotores, hombres, mujeres, productores, personas de la tercera edad, niños y jóvenes, celebraron el logro, comprometiéndose y demandando que el anhelo de conservación, sostenibilidad y bienestar para el territorio no quede solamente en un documento.

“Un reserva más allá de la distinción internacional es fundamentalmente un abanico de posibilidades, para el crecimiento, para las sinergias, para el sentido identitario y de comunidad”. – Saadia Sánchez, Directora de UNESCO Quito y representante para la región andina.

Desde hace unos años, el Programa Bosques Andinos viene apoyando la conformación y capacitación de una red de jóvenes líderes de las distintas parroquias de la Mancomunidad del Chocó Andino, interesados en ampliar y consolidar los procesos de sostenibilidad del territorio. Poco a poco y a través de su trabajo comprometido, han ganado visibilidad y legitimidad, convirtiéndose en un actor social reconocido. Es así que en esta ocasión, fueron invitados a intervenir en la agenda oficial del evento, reservada en general únicamente para las autoridades.

El discurso de los jóvenes fue potente y bien recibido por la comunidad. Exigió coherencia en la política pública y el accionar de las autoridades, involucramiento propositivo de la sociedad civil y ratificó el compromiso del grupo de seguir trabajando e incluyendo a más jóvenes y actores:

“Los jóvenes nos queremos quedar en nuestro territorio, protegerlo, conservarlo. Queremos contribuir al desarrollo económico – sostenible, es por eso que en esta mañana solicitamos a las autoridades, coherencia en sus planes, discursos y actividades de protección al medio ambiente. Solicitamos a todas las autoridades, que las declaratorias sean documentos vivos, que nos permitan la activa participación de la sociedad civil. No queremos documentos muertos en un escritorio (…) Estamos seguros que la declaratoria de la UNESCO como reserva de biósfera será una plataforma que nos permitirá llevar a otro nivel nuestros compromisos y defendernos de tantas amenazas (…) Entendemos que estos son programas participativos entre las instituciones y la comunidad. Es por ello que nuestro compromiso es seguir impulsando la inclusión de nuevos actores locales a estos procesos. Los jóvenes del Chocó Andino, solicitamos en este momento, un espacio, para formar parte del comité de gestión de la Reserva de Biósfera, DE NUESTRA RESERVA DE BIÓSFERA, entendiendo que somos nosotros quienes daremos continuidad a su importante trabajo, un trabajo que hay que reconocer han sido años y años de esfuerzo, tanto de la comunidad como de las instituciones y organizaciones aquí presentes”.

La red de jóvenes líderes se encuentra en un proceso de fortalecimiento de capacidades para la comunicación de temas socioambientales críticos para la sostenibilidad del territorio. En el corto plazo, el grupo está planificando una serie de espacios de comunicación en las comunidades más aisladas dentro del territorio de la Mancomunidad del Chocó Andino. A futuro, se espera ampliar la red hacia las parroquias y territorios que conforman la Reserva de Biósfera del Chocó Andino de Pichincha, como un mecanismo que fomente la participación activa de jóvenes desde las perspectivas y objetivos planteados dentro del territorio.

 

Los Humedales son ecosistemas muy importantes en el planeta. Gracias a los diferentes bienes y servicios que nos brindan, estos espacios conforman hábitats propicios para el asentamiento de gran cantidad de plantas y animales.

En la actualidad, las amenazas más importantes de los humedales del Perú involucran la extracción intensiva de los recursos naturales, a través de la caza, pesca, extracción indiscriminada de flora y fauna, uso inadecuado del agua, contaminación de los humedales y aumento de la población que genera la mayor utilización de extensiones de tierra; amenazas que traen como consecuencia la disminución poblacional de especies de flora y fauna y la desaparición de los espejos de agua (Pronaturaleza 2010).

En este contexto, es fundamental hacer difusión de los conocimientos que se adquieren a partir de la investigación científica, quehacer de muchos científicos peruanos que estudian humedales. Esta segunda edición del Congreso Peruano de Humedales -COPEHU – tiene como objetivo continuar con esta práctica de difusión científica sobre los humedales y agrupar a los investigadores nacionales internacionales que estén interesados en el estudio de estos ecosistemas.

Por parte del Programa Bosques Andinos, Jan Baiker hará una ponencia sobre el rol de los bofedales en las cabeceras de cuenca (alto) andinas basados en el monitoreo eco-hidrológico en la micro cuenca del río Mariño, Abancay, Apurímac. Ahí contará las experiencias, organización y diseño, resultados preliminares y desafíos para el futuro. También presentará un póster sobre la aproximación a la hidrología de un bofedal en la zona de amortiguamiento del Santuario Nacional de Ampay (Abancay, Apurímac), usando datos modelados y colectados in situ.

Para más información visita la página del Facebook del evento aquí

 

ordenanza apurimac restauración

 

El Gobierno Regional de Apurímac ha autorizado la Ordenanza N° 021-2018-CR-APURIMAC que aprueba la Estrategia Regional para la Restauración del Paisaje en Apurímac. La estrategia es la restauración del paisaje forestal, que pretende generar un gran impacto positivo en la lucha contra el cambio climático, la seguridad hídrica, el mantenimiento de la biodiversidad y la restauración de áreas degradadas. Además de restaurar la integridad ecológica, la restauración del paisaje forestal tiene como objetivo mejorar el bienestar humano por medio de los “Paisajes funcionales”

La estrategia de restauración del paisaje forestal tiene como objetivo recomendar acciones estratégicas para fomentar la cooperación, esfuerzos y fortalecimiento de factores y actores relacionados a los procesos de restauración. También debe responder a procesos integrados y de propósitos múltiples, desde un enfoque de desarrollo territorial o de paisaje.

Esta estrategia está basada en el documento Lineamientos para la restauración de ecosistemas forestales y otros ecosistemas de vegetación silvestre

Según el Mapa de Cobertura Vegetal (MINAM 2016)la región de Apurímac está compuesta por:

  1. Pajonal alto andino – 52.5% de la región.
  2. Matorrales – 23% del territorio.
  3. Tierras agropecuarias – 12.6%.
  4. Bosques andinos – 4.6% de la región
  5. Bofedales – 2.1%

También se ha identificado que los bosques andinos, pajonales, herbazales, tierras agropecuarias son las coberturas de tierra que presentan mayor degradación en la región.

 

¿En qué consiste la estrategia?

 

Dentro del paisaje forestal, la estrategia también abarca las actividades agropecuarias impulsora de la conversión de los bosques y vegetación nativa a otros usos del suelo. Se vinculará con los instrumentos de ordenamiento y planificación que se ejecutan en el ámbito de las competencias de gestión territorial y ambiental.

Entre las estrategias a implementar se encuentran las siguientes:

  1. Restaurar el paisaje forestal degradado de la región Apurímac.
  2. Promover investigación científica y el conocimiento sobre los ecosistemas andinos, así como el monitoreo de especies, hábitats y ecosistemas.
  3. Intensificar la sostenibilidad de las tierras agropecuarias.
  4. Fortalecer la cadena de valor de los productos de la restauración del paisaje.
  5. Desarrollar mecanismos financieros para promover la restauración del paisaje.
  6. Proporcionar asistencia técnica y extensión rural.

El desarrollo de la estrategia se ha dado gracias al apoyo del Ministerio de Agricultura y Riego, SERFOR, el Gobierno Regional de Apurímac, y a la asistencia técnica del Programa Bosques Andinos, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y facilitado por HELVETAS Swiss Intercooperation y CONDESAN.

 

  • El Perú tiene 69 millones de hectáreas de bosques. Es el segundo país con la extensión más grande de bosques amazónicos después de Brasil.
  • El Ministerio de Agricultura y Riego, en coordinación con el Ministerio del Ambiente, se unen a la “Alianza para Bosques Tropicales” para promover asociaciones público-privadas que trabajen con la agricultura libre de deforestación.
  • La agricultura es la principal causa de deforestación en el Perú.
  • El gobierno apunta a reducir la deforestación en la Amazonía peruana en un 30% para el 2030.

 

deforestacion amazonas

 

Davos-Klosters, Suiza, 24 de enero 2019.- La vicepresidenta de la República del Perú, Mercedes Aráoz, anunció en el Foro Económico Mundial en Davos-Klosters que el Perú se unirá a la “Alianza para Bosques Tropicales (Tropical Forest Alliance – TFA por sus siglas en inglés)” para trabajar de la mano con los stakeholders multinacionales comprometidos en acelerar el progreso de la gestión sostenible de los bosques y la disminución de las emisiones de carbono. TFA es una asociación público-privada global que impulsa acciones para lograr cadenas de suministros libres de deforestación.

 

El Perú tiene aproximadamente 69 millones de hectáreas de bosques, que representan más de la mitad de todo su territorio. No obstante, la deforestación de los bosques genera el 51% de todas las emisiones de efecto invernadero del país. Para detener la deforestación, el gobierno ha presentado “Cuatro estrategias básicas para combatir la deforestación”, con el objetivo de reducir la deforestación en la Amazonía en un 30% para el 2030.

 

“Siendo el país con la segunda extensión más grande de bosques tropicales en la Amazonía, somos conscientes de la importancia global de la conservación de bosques y de las consecuencias del cambio climático para las personas que viven y dependen de los bosques. El Perú tiene varios proyectos piloto en marcha, siendo una de las estrategias principales de acción la producción agrícola sostenible. Por esta razón, el gobierno peruano está uniendo fuerzas con actores nacionales e internacionales clave para reducir la deforestación impulsada por productos de primera necesidad, y apoyar el desarrollo rural sostenible para reducir la deforestación causada por las cadenas de suministro en el país. Como parte de los socios públicos de la TFA, esperamos catalizar más alianzas estratégicas “.  – Mercedes Aráoz, vicepresidenta del Perú. 

 

¿Cómo trabajará Perú con la Alianza para los Bosques Tropicales?

 

 

Mercedes Aráoz, vicepresienta del Perú y Justin Adams, director TFA

 

La TFA apoyará a Perú para impulsar el cumplimiento de los objetivos descritos en la “Declaración Conjunta para Reducir la Deforestación” firmada con Noruega y Alemania, en septiembre de 2014, que contribuyen directamente al logro de su aporte nacional determinado en el “Acuerdo de París”. En este contexto, el Ministerio de Agricultura y Riego, en coordinación con el Ministerio del Ambiente, están promoviendo asociaciones público-privadas con empresas multinacionales y organizaciones de la sociedad civil comprometidas con la agricultura libre de deforestación.

 

“Al unirse a la Alianza para Bosques Tropicales, Perú envía una fuerte señal de que el gobierno está comprometido a asociarse con el sector privado y la sociedad civil hacia una producción sostenible y cadenas de suministro de productos básicos libres de deforestación. Estamos encantados de que Perú defienda y trabaje con la comunidad de TFA para ampliar la atención a los bosques. Un mejor entendimiento de los productos básicos y la agenda forestal será esencial para construir sinergias y minimizar las compensaciones entre la producción sostenible de alimentos, la conservación de la biodiversidad y los medios de vida”.– Justin Adams, Director de Tropical Forest Alliance.

 

 

Información adicional

 

Reducir la deforestación tropical abordando la sostenibilidad de los cultivos de productos básicos es un área clave de acción contra el cambio climático. El Perú es el décimo país más boscoso del mundo, donde más de la mitad de su territorio, aproximadamente 260,000 millas cuadradas, están cubiertas de árboles. Esto hace que Perú sea uno de los países más biodiversos del planeta, donde más de 330,000 personas dependen directamente de los bosques para su sustento y un gran número más depende de los numerosos productos y servicios ecosistémicos que los bosques brindan.

América Latina es una región de gran complejidad y potencial para el desarrollo de productos básicos libres de deforestación. Los socios de TFA han emprendido iniciativas en Brasil y Colombia debido a la relevancia de su capital natural, político y económico. Se ha avanzado, pero aún queda mucho por hacer para alcanzar los objetivos climáticos globales. Esta rápida desaceleración solo será posible si los gobiernos, los agricultores, las comunidades rurales e indígenas, las empresas y las sociedades civiles de las regiones de bosques tropicales diseñan e implementan estrategias efectivas.

 

“El futuro del planeta depende de nuestra capacidad conjunta para proteger y restaurar los bosques a una escala sin precedentes, al tiempo que aumenta la producción agrícola sostenible para satisfacer las crecientes necesidades globales. Creemos que si los gobiernos, las empresas y la sociedad civil trabajan juntos para proteger el medio ambiente, se pueden escuchar diferentes voces y el impacto de los compromisos de las cadenas de suministro libres de deforestación sobre el clima, la biodiversidad y las oportunidades económicas podría ser verdaderamente transformador. Damos la bienvenida y aplaudimos a Perú por unirse a la Alianza ” – Kurt Holle, director WWF Perú

 

Artículo original en inglés del World Economic Forum: Peru joins the Tropical Forest Alliance in Davos to Stop Tropical Deforestation and Protect Biodiversity in the Amazon

—-

La Reunión Anual del Foro Económico Mundial reúne a más de 3, 000 líderes mundiales de la política, el gobierno, la sociedad civil, el mundo académico, las artes y la cultura, así como los medios de comunicación. Convocados bajo el tema Globalización 4.0: Formando una arquitectura global en la era de la Cuarta Revolución Industrial, los participantes se centrarán en la definición de nuevos modelos para construir sociedades sostenibles e inclusivas en un mundo plurilateral.

por Isabel Guerrero*

 

 

La conservación de bosques y el turismo sostenible navegan en un plano de mutua dependencia para su desarrollo. Por un lado, el turismo es un aliado natural de la conservación de bosques por su rol en la mejora de ingresos y oportunidades laborales de pobladores locales, desincentivando la degradación y deforestación del bosque. Por otro lado, los bosques proveen servicios ecosistémicos culturales de vista paisajística y de recreación, convirtiéndolos en recursos turísticos, y sobre cuya preservación depende la satisfacción de las necesidades de los anfitriones locales, visitantes actuales y futuros, y de la industria turística, necesidades que son parte central de la definición de turismo sostenible.

El turismo sostenible debe de contribuir con el desarrollo sostenible. La organización mundial del turismo (OMT) celebró en el 2017 “el año internacional del turismo sostenible para el desarrollo”, buscando consolidar al turismo como una actividad que contribuye con el desarrollo sostenible y los diecisiete ODS. Una de las áreas clave para el desarrollo del turismo sostenible es el “uso eficiente de los recursos, protección ambiental y lucha contra el cambio climático” , situando al turismo como una industria que debe de contribuir con los ODS 13 – Adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos – y 15 – Gestionar sosteniblemente los bosques, luchar contra la desertificación, detener e invertir la degradación de las tierras y detener la pérdida de biodiversidad -.

La conservación de bosques es parte central del ODS 15 y es una estrategia fundamental para combatir el cambio climático (ODS 13). Los bosques andinos en particular presentan características únicas de biodiversidad y provisión de servicios ecosistémicos, y de regulación hídrica y climática, así como de paisaje y recreación, características que los convierte en indicador-meta de los ODS –velar por la conservación de los ecosistemas montañosos, incluida su diversidad biológica, a fin de mejorar su capacidad de proporcionar beneficios esenciales para el desarrollo sostenible.

El Perú cuenta con aproximadamente seis millones de hectáreas de bosques andinos y nueve millones de peruanos viven en zonas andinas.  Entre el 23% y el 52% de la población andina se encuentra en situación de pobreza, y las comunidades dependen directa e indirectamente de los recursos del bosque. De este modo, la conservación (y restauración) de bosques andinos permite también contribuir con ODS asociados con la seguridad alimentaria, comunidades sostenibles, entre otros.

El desarrollo del turismo sostenible enfocado en la conservación de bosques andinos generará impactos directos de importante magnitud en los ODS 13 y 15, potenciará los ODS asociados a la conservación de bosques andinos, así como contribuirá con los ODS de desarrollo local y generación de empleo en las regiones andinas. Sin embargo, es un desafío que la población local aproveche sosteniblemente la generación de incentivos económicos provenientes del turismo, así como que se minimicen los impactos negativos ambientales (ej. degradación del bosque) y sociales (ej. Inequidad). La participación de los pobladores locales en la planificación y desarrollo de los proyectos de turismo es necesaria para enfrentar los desafíos del desarrollo del turismo en bosques andinos.

 

—–

Artículo original publicado en la Revista Stakeholders

*Isabel Guerrero Ochoa es economista y candidata a un PhD en economía aplicada de recursos naturales y medio ambiente de Oregon State University (OSU) y consultora del Programa Bosques Andinos.

 

 

¿Sabías que? Los tritones y salamandras son unos anfibios que, si por alguna razón pierden una extremidad, en poco tiempo les crece de nuevo, como sucede con algunos reptiles y sus colas. Esta capacidad de regenerar partes amputadas se conoce como ‘epimorfosis’ y es una especie de recompensa por haber podido escapar de un peligro.

Este 2019 el Observatorio de Bosques de Antioquia empieza su ciclo de conferencias “Habitantes de nuestros Bosques” con la presentación “Anfibios en los Bosques de Antioquia”. Ésta se llevará a cabo en la Sala de Lectura y Cultura del Jardín Botánico de Medellín.

Contará con la ponencia de Mauricio Rivera, Doctor en Zoología y profesor adjunto de la Universidad de Antioquia.

Por favor confirmar asistencia a natalia.moreno@jbotanico.org El ingreso es libre.