/, Uncategorized/Avances y desafíos del monitoreo hidrológico en los Andes

Avances y desafíos del monitoreo hidrológico en los Andes

  • 04.03.2019
  •  

     

    Entre el 28 y 30 de enero del 2019 se llevó a cabo en Cusco – Perú, la Asamblea Internacional iMHEA (Iniciativa Regional de Monitoreo Hidrológico de Ecosistemas Andinos) 2019. En ella participaron más de 40 especialistas, socios locales, investigadores y tomadores de decisión para averiguar los avances y desafíos del monitoreo hidrológico.

    La Asamblea tuvo como finalidad compartir a detalle el trabajo que se viene realizando respecto a monitoreo hidrológico en la región andina, a la creciente acogida de intervenciones sobre la infraestructura natural, y los principales avances y desafíos a enfrentar para avanzar en la generación de conocimiento clave para mejorar las condiciones en la toma de decisiones que contribuyan a la seguridad hídrica en la región.

    Por parte del Programa Bosques Andinos, asistió el especialista Jan Baiker, quien participó activamente en las respectivas discusiones en esta Asamblea junto con Benjamín Gutierrez Peña de la ONG CEDES, técnico de campo y a la vez encargado del sistema de monitoreo hidrológico en Kiuñalla. Ellos sugirieron que se incluya el sitio piloto de reforestación en Kiuñalla y su respectivo monitoreo hidrológico en el sistema de sitios iMHEA. Cabe resaltar que la laguna de Rontoccocha ya es parte de la iMHEA; es decir, us dos microcuencas monitoreadas son parte de la iniciativa.

     

    Fuente: CONDESAN

    Principales hallazgos

     

    Durante los tres días de duración de la Asamblea, diversos investigadores realizaron presentaciones y se presentaron diálogos sobre la situación actual del monitoreo hidrológico de los ecosistemas andinos.

    Es muy importante que el alcance sobre los conocimientos hidrológicos se dé a nivel general, y no solo científico, para conseguir que todos los actores participen activamente en el proceso y se co-genere el conocimiento.  

    También resulta prioritario rescatar las experiencias tanto positivas como negativas del monitoreo hidrológico.

    Los monitoreos hidrológicos deben ser sostenibles. Es decir,  es necesario involucrar a los distintos sectores del país en las acciones de monitoreo, ya que, durante el análisis de la permanencia de los sitios de monitoreo de la red iMHEA, se identificó que muchos de estos han perdido continuidad, debido a que  se encontraban directamente relacionados a algún proyecto específico, y al terminar el proyecto, terminaba el monitoreo, así como la gestión de la información.

    Un buen ejemplo para conseguir la sostenibilidad y  la conservación de la infraestructura natural es a través de los Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos (MERESE).

    El evento culminó reconociendo a la red de socios iMHEA como una comunidad de práctica y con el compromiso de distintas instituciones de instalar nuevos sitios de monitoreo en nuestro país, para seguir contribuyendo en la producción de datos y evidencia científica necesarios para informar la toma de decisiones. Se consideró además que el siguiente encuentro iMHEA tenga lugar en Arequipa en 2020.

     

    Algunos conceptos

     

    ¿Qué es monitoreo hidrológico?

    Monitorear significa llevar un registro de una variable a lo largo del tiempo; en el caso del monitoreo hidrológico, se refiere a llevar este registro sobre elementos del ciclo del agua, como la precipitación o lluvia, el caudal en un río, el nivel en una laguna, la humedad en el suelo, o la temperatura del aire, por ejemplo.

    Cuando hablamos de monitoreo hidrológico mínimo, o monitoreo hidrológico óptimo, nos referimos a un monitoreo que incluye por lo menos lluvia y caudal, lo cual puede ayudar a entender el funcionamiento de una cuenca y los impactos humanos sobre este funcionamiento.

    Fuente: CONDESAN

     

    ¿Cuál es el objetivo de un sistema de monitoreo hidrometeorológico?

    • Obtener datos de calidad para entender y cuantificar el ciclo hidrológico.
    • Aumentar el conocimiento sobre el funcionamiento hidrológico de los ecosistemas.
    • Entender cómo el cambio del uso de la tierra afecta al rendimiento hídrico total y a la regulación hídrica de una cuenca en:
      • Conversión ecosistema natural a agricultura.
      • Ganadería-sobrepastoreo.
      • Deforestación, reforestación, forestación (tanto de especies exóticas como especies nativas).

    Fuente: Boris Ochoa T. – Imperial College London

    Tipos de monitoreo:

    a) Monitoreo “tradicional”:

    • Manejado por personal especializado (instituciones nacionales).
    • Escala de estaciones hidrológicas siempre implica que la cuenca tiene un sinnúmero de ecosistemas, estados de consevación, etc.
    • Escasez extrema de datos en cabeceras de cuencas remotas (donde justamente radica muchas veces para la infraestructura natural)
    • Procesamiento de datos estadísticos de series largas.

    b) Monitoreo participativo:

    • Enraizado en lo local atendiendo preguntas locales, hipótesis locales.
    • Sensores automáticos, pero accesibles.
    • Evalúan precipitación y caudal.

    Fuente: Bert De Bievre, secretario técnico de FONAG y coordinador regional de la iMHEA  y Boris Ochoa T.

     

    Nota extraída del artículo original escrito por CONDESAN