/, Noticias/Siembra y cosecha de agua frente al cambio climático en Apurímac

Siembra y cosecha de agua frente al cambio climático en Apurímac

  • 29.09.2017
  • Imagen10

     

    Se conoce como Siembra y Cosecha de Agua a un conjunto técnicas de origen prehispánico que permiten garantizar la disponibilidad de agua para el trabajo agrícola y el consumo humano. En la actualidad, esas técnicas vienen implementándose con éxito en varias regiones del país en respuesta a los efectos del cambio climático y a los problemas hídricos que enfrentan las zonas altoandinas.

    ¿En qué consiste la siembra y cosecha de agua? Estas técnicas buscan mejorar la interceptación, almacenamiento y regulación del agua de las lluvias dentro del suelo, subsuelo y acuíferos para su aprovechamiento en periodos de sequía y estiaje. La construcción de qochas, preparación de zanjas de infiltración, forestación y el sembrado de pastos son algunas de las actividades que se realizan con estos fines.

     

    El Programa Bosques Andinos y la siembra y cosecha de agua

    Estas actividades se relacionan con los objetivos del Programa Bosques Andinos (PBA), al mejorar las posibilidades de conservación de los ecosistemas andinos, incrementando los beneficios para la población. En este contexto, el PBA está trabajando con las comunidades campesinas apoyando el desarrollo de estas técnicas.

    Por ejemplo, se ha apoyado la construcción de Qochas en las comunidades de Ccerabamba y Kiuñalla, igualmente en las comunidades de Llanucancha, Atumpata y Micaela Bastidas de la microcuenca Mariño, que es la más importante para el abastecimiento de agua a la ciudad de Abancay; se han construido Ccochas, cercado y se está protegiendo más de 360 ha, de áreas de recarga hídrica. Estas áreas aportan 143 l/s en época de lluvias y 65 l/s época de estiaje, para evitar está fuerte reducción en la época de estiaje es por lo que se desarrollan estos trabajos.

    Todas estas acciones se desarrollan de forma articulada y con una gestión participativa, en la que están involucradas las comunidades y las principales instituciones de la región, entre ellas CEDES y GORE Apurímac, con el apoyo del FONDAM, CESAL y el Programa Bosques Andinos de la COSUDE.

    La protección de las fuentes de agua y de los recursos naturales resulta clave para el desarrollo económico de una región como Apurímac que depende principalmente de la agricultura y la ganadería. Es por ello que se han emprendido varios esfuerzos para conservar el agua mediante acciones de siembra y cosecha.

     

    Encuentro Regional de Siembra y Cosecha de Agua

    En este contexto, el pasado jueves 21 de septiembre se realizó en Apurímac el Encuentro Regional de Siembra y Cosecha de Agua, donde participaron funcionarios públicos locales y representantes de la sociedad civil, la academia y organizaciones comunales.

    El encuentro estuvo organizado con la finalidad de impulsar actividades de siembra y cosecha de agua en las cabeceras de cuenca de la región bajo los lineamientos del Gobierno Nacional y del Fondo Sierra Azul.

    Los especialistas analizaron los retos y perspectivas para el desarrollo agrario apurimeño frente al cambio climático y socializaron avances de las iniciativas de siembra y cosecha de agua en marcha.

     

    Comunidades fortalecidas para el desarrollo

    La cosmovisión y los saberes ancestrales de las comunidades campesinas otorgan un valor cultural muy importante al recurso hídrico lo que permite su participación en las actividades de conservación y recuperación de los recursos naturales. Por esta razón, uno de los acuerdos principales del encuentro fue seguir fortaleciendo las organizaciones comunales, ya que son estratégicas para la sostenibilidad de los proyectos.

    “Se ha evidenciado en toda la región la implementación de actividades de siembra y cosecha de agua liderados e impulsados por autoridades municipales y comunales, logrando importantes avances a nivel organizativo”, señala el acta de acuerdos del Encuentro.

    Al cierre de la reunión los participantes acordaron impulsar un proceso de capacitación y asesoría en formulación de proyectos dirigido a los tomadores de decisiones locales para que puedan implementar la siembra y cosecha de agua bajo los lineamientos nacionales.

    “El desarrollo rural y agrario depende de los ecosistemas altoandinos y sus servicios hidrológicos, no hay forma de promover el desarrollo económico territorial sin considerar acciones de cuidado y conservación de las principales fuentes de agua”, indica también el acta del Encuentro.